Make your own free website on Tripod.com

Favor de retornar a listado






Publicado en la revista electrónica Letras Salvajes : Número 3 (Febrero 2004)



WALTER J. MUCHER
         EL DINOSAURIO

                                
respuesta a Augusto Monterroso

nadie observó que al despertar
el dinosaurio todavía estaba allí.





         
MAÑANA

-¿Dijisteis?
-No dije nada.
-Pero…
-Nada dije.
-Hum, creí que…
-¡NADA!
-Bien, si dices que dijiste nada, dijiste nada.
Mañana te veo para el té.

Al alejarse Lucifer, Dios exclamó para sí mismo
-Mañana haré la luz.





         
SUEÑOS ALADOS

En la primera ocurrencia del ocaso, mientras el sol y la luna
se besaban entre horizontes opuestos, un niño, aturdido por
visiones del ayer, añoraba a su madre de la mañana.  Sangriento,
el ocaso se oponía a la luz, en un violento estallido de colores
que corrompía la vereda producida por bruma celestial.  A lo
lejos, un enternecido chillido remonta las cascadas del lago,
para borbotear, esplendorosamente, en fértiles corazones de
salvaje mirar.  Y, en pocos segundos, el ayer se desvanece,
acurrucado por orillas, tramando, sigilosamente, entre sueño
ancestral, un nuevo amanecer, recuerdo alado de la bestia de
sal.





          PENSAR


pienso. pienso.

ayer pasó la noche como siempre. las horas largas y calurosas
con cada noche paseándose lentamente frente a la  menguatidad
de la luna, como toda otra noche que pasaba ante uno.  el olvidado sonido de la noche creaba una soledad temporal, fuera del espacio que la conjeturaba.  y, al lado de la hamaca, la vela tintineaba sus últimos suspiros de luz.  poco faltaría para que se apagara y quedara en tinieblas pensando, como todas las noches, en lo que no dejaba de rondar por su mente, perenne, y oculta. entre las ramas de la floresta brillaría hasta la ruptura de la madrugada siguiente. y, entonces, volvería a actuar como si nada hubiese ocurrido, como si las mañanas fuesen buenas, como si nunca hubiese pensado.

pero pienso. pienso. 

pensaba que solamente la noche permitiría pensar en viejas ocurrencias que no hacían más que torturar un viejo ser pesado, cansado de pensar. y me prometía que dejaría de pensar, o por lo menos, que con la llegada de la nueva madrugada dejaría de pensar en pensar.  pero pensar no me dejó dejar. y terminé pensando una vez más en el pensar, en lo que nunca quise pensar, y en lo que no me dejaba pensar.

y ese día, cuando la luna dejó de sonreír sus últimas caricias
bajo el velo de la noche, y la vela tintineó por última vez, dejé de pensar…





          PRIMAVERA


Suspendida tentativamente en el oscurecer de la tarde, una
abejita tontolea sobre mí mientras ella observa el titubear de
mi cuerpo. A su derecha, una sombra gris, no, azul, con rojos,
verdes, amarillos, y blancos esparcidos psicodélicamente en
su periferia.  Otra sombra se aproxima, se detiene por un
momento, bloqueando mi visión de la abejita, para una vez
más retirarse.  Veo la sombra achicarse en el fervor del
atardecer, mientras, a mi oblicuada realidad, la abejita continúa
su tontolear conmigo.  Una mano la aparta, pero la abejita se
acerca de nuevo, intrigada, ofreciéndome su inofensivo y
sensual saludo de juventud. 

Una vez más la sombra se acerca, esta vez acompañada por
otras sombras.  Sombras verticales.  Sombras horizontales.
Sombras borrosas de grises, azules, verdes, amarillos,
rojos, amarillos y blancos… todas aglomeradas en mi
campo visual ….todas emitiendo inaudibles, pero
sensibles sonidos, mientras la abejita mira con
sorprendida atención, sumergida en el fervor de su
baile, y olfateando el dulce aroma del polen en el
atardecer.  Y al caer las sombras sobre mí, observé a
la abejita, tomada de manos por su madre, llorar mientras
un funcionario civil declaraba en voz baja, pero firme,
la hora de mi defunción.
Walter J. Mucher nace en Santurce, Puerto Rico en 1964.  Es poeta, narrador, dramaturgo, ensayista, guionista y fotógrafo.  Ha publicado en revistas literarias y académicas de Puerto Rico y Estados Unidos. Tiene a su haber un libro de poemas que lleva por título In time y un CD-ROM de cuentos titulado Cuerpos sin delito.  Su poesía figura en El límite volcado: antología de la Generación de Poetas de los Ochenta (2000).  Ha publicado narrativa y teatro  en la antología Expresiones: Generación X (2003). Actualmente se desempeña como director del Departamento de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico en Cayey.
[N.B. Actualmente NO desempeño como director de dicho departamento, Amén]





Les invito a visitar la página electrónica

Letras Salvajes




© 2005 escarabajo escriba